Él es el estudiante de 28 años y sin título que se volvió una lectura obligada sobre economía

  • Twitter
  • Facebook

Nathan Tankus, de 28 años, no ha terminado su licenciatura en el John Jay College of Criminal Justice de la ciudad de Nueva York. Sin embargo, domina suficientemente los temas de economía y finanzas como para ganarse el follow de la Reserva Federal.

Un boletín que lanzó este año tiene seguidores en la Reserva Federal, la Comisión de Bolsa y Valores, la Oficina del Contralor de la Moneda y el Departamento del Tesoro. También lo siguen en Twitter periodistas, pensadores económicos y economistas de Wall Street.

Tankus ha logrado aumentar sus seguidores lentamente desde aproximadamente 2015, pero solo en el último año ha ampliado su audiencia con inmersiones profundas en la mecánica monetaria.

En septiembre, diagnosticó las dislocaciones en el mercado de préstamos garantizados que obligaron a la Fed a reanudar la compra de bonos del Tesoro a gran escala. Este año escribió una serie de publicaciones llamadas Notas sobre las crisis, que explican las acciones de emergencia de la Fed para combatir la recesión por el impacto del COVID-19.

“Tiene muy buen conocimiento de la fontanería del sistema monetario”, dice David Beckworth, investigador principal en el Centro Mercatus de la Universidad George Mason.

El ascenso de Tankus sin un diploma es interesante en parte por lo que dice sobre los debates económicos y financieros que tienen lugar en internet. Ahí, los títulos importan menos que nunca. Tankus ha aprovechado al máximo la falta de autoridades en la web, donde un argumento agudo y rápido sobre el tema del día, sea lo que sea, puede tener más impacto que un artículo revisado, por ejemplo en el Quarterly Journal of Economics o el American Economic Review.

Nadie está más sorprendido por su nueva fama que el mismo Tankus, quien finalmente puede darse el lujo de mudarse del apartamento en Manhattan donde creció. “Ha sido una experiencia completamente sorprendente y extraña”, dice Tankus. Su newsletter, con 450 suscriptores, le está dando 45 mil dólares al año, y cree que puede ganar 20 mil dólares adicionales por invitaciones a conferencias o colaboraciones para artículos. “Esto se ha convertido en una carrera cómoda y bien remunerada”, dice. “Y hay mucho espacio para crecer”.

Tankus asistía a la Urban Academy Laboratory High School, en Manhattan, en 2008 y 2009, cuando sus maestros convirtieron la crisis financiera en un momento de aprendizaje.

Durante sus vacaciones de verano en 2009, estudió Una historia monetaria de Estados Unidos, un trabajo magistral de los economistas Milton Friedman y Anna Schwartz. Poco después, recogió La teoría general del empleo, el interés y el dinero de John Maynard Keynes. “Seguí leyéndolo una y otra vez hasta que lo pude manejar”, dijo. Todavía estaba en la escuela secundaria cuando se vio expuesto a La hipótesis de la inestabilidad financiera de Hyman Minsky y a la Teoría Monetaria Moderna, que se estaba poniendo en marcha como un movimiento.

Obtener un título universitario no fue tan fácil. Pasó su primer año en Wells College, en el estado de Nueva York, luego se transfirió a la Universidad de Ottawa para estudiar con un par de economistas postkeynesianos, Marc Lavoie y Marco Seccareccia. Él señaló que tenía “problemas financieros que me impidieron tener éxito allí”, por lo que regresó a Nueva York y estudió en John Jay, parte de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, con el economista de izquierda JW Mason.

Pero aún no ha obtenido su diploma, que necesita antes de poder dar el siguiente paso para estudiar un doctorado en derecho en la Universidad de Manchester, en el Reino Unido. ¿Por qué leyes? “Llegué a cierto punto en el que me di cuenta de que estos debates sobre los orígenes del dinero, etc., no podían resolverse dentro de la economía. Hay preguntas legales e históricas”.

Tankus entiende su nicho en el ecosistema de la economía. Similar al periodismo, se trata de escribir el primer borrador de la historia. “Estoy escribiendo mucho cuando otras personas no necesariamente están publicando cosas”, dice. “Puedes ser un gran académico, pero si no estás escribiendo todo el tiempo, no estás necesariamente en la mente de las personas como alguien a quien les gustaría hacer una pregunta. Escribo tanto que siempre hay algo que la gente puede aprender”.

Después de que la Fed comenzó a anunciar una serie de medidas extraordinarias para rescatar la economía estadounidense, Tankus escribió 21 artículos largos en 31 días. “A veces eso significaba quedarse despierto hasta las 5 o 6 de la mañana”, dijo.

Sus publicaciones llamaron la atención no solo de las personas que comparten sus puntos de vista, sino también de las que solo querían entender los detalles de lo que estaba haciendo la Reserva Federal. Sus seguidores en Twitter incluyen reporteros de Bloomberg News, el Wall Street Journal y el New York Times; Peter Orszag, un exfuncionario de la administración de Obama, que es el director ejecutivo de asesoría financiera en el banco de inversión Lazard; y Alan Cole, economista de alto rango para los republicanos en el Comité Económico Conjunto del Congreso.

“Hablamos un lenguaje común, tal vez llegamos a conclusiones diferentes”, dice Beckworth, economista de George Mason. “Él siempre te dará una respuesta inteligente e informada”.

En un momento en que muchas redes sociales se han convertido en una ‘cámara de eco’ donde las personas van a escuchar a otras con las que ya están de acuerdo, es alentador que todavía haya lugares donde se puedan eliminar los desacuerdos, y las credenciales se hagan a un lado.

FUENTE: ELFINANCIERO

Compartir ahora:

Deja un comentario