Fed alista primera baja de tasas desde la crisis de 2008

  • Twitter
  • Facebook

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) tiene su reunión más trascendente en más de tres años, debido a que se enfila a revertir su ciclo de alza en tasas iniciado en diciembre del 2015.

En caso de que se confirme este miércoles la expectativa de una baja en el costo del dinero, sería la primera en casi 11 años, dentro de un contexto de fuertes presiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que el ajuste pueda ser de mayores proporciones.

De 85 especialistas encuestados por Bloomberg, 73 apuestan por una baja de 25 puntos base, mientras que 11 estiman que permanecerá sin cambio, y solamente uno apuesta por una reducción de 50 puntos.

El panorama de las apuestas de los analistas ha cambiado significativamente, al ser la primera vez que la mayoría se inclina por una reducción en el costo del dinero en lo que va del presente año, mientras que en las 4 anteriores reuniones predominaban los especialistas que sostenían que no debería haber ningún cambio.

En todas las reuniones de la Fed efectuadas en lo que va del año, se han cumplido las expectativas de los analistas.

Un recorte de 25 puntos base ha sido descontado casi por completo por los inversionistas, por lo que ya se ve reflejado en los precios de los activos financieros. Esto quiere decir que su impacto sería mínimo en los mercados y no provocaría mucha volatilidad”, declaró desde Nueva York Diego Colman, analista de mercados de DailyFx del grupo financiero IG.

La última vez que la Fed recortó su tasa de referencia fue en diciembre del 2008, cuando la bajó a un mínimo histórico al ubicarla en el rango de 0.0 a 0.25 por ciento.

Incluyen datos económicos

En el mercado de derivados existe una mayor división al dársele una probabilidad del 82 por ciento a una baja de 25 puntos base en la tasa de la Fed y un 18 por ciento una reducción de 50 puntos base, de acuerdo con datos de Bloomberg.

Las apuestas por una baja de 50 puntos base se han enfriado, sobre todo después de la publicación de datos de empleo, de la actividad económica mejor a lo esperado y de un aumento sorpresivo en la confianza del consumidor.

La economía norteamericana presentó una desaceleración en el segundo trimestre de este año al reportar un aumento a tasa anulada de 2.1 por ciento, menor al 3.1 anterior, pero por arriba del 1.8 esperado, la inflación, medida por el gasto del consumidor, aumentó 1.6 por ciento en el pasado junio, por debajo del objetivo del 2 por ciento establecido por la Fed.

Los datos apuntan a que el instituto central de Estados Unidos no debería estar presionado para aplicar una baja en tasas de mayores proporciones a la considerada por el promedio de los participantes del mercado.

Clave, la magnitud del reporte

Una sobrerreacción de la Fed en materia de baja en el costo del dinero también enviaría señales negativas para las expectativas en materia de crecimiento económico y para las variables financieras clave.

“Una baja de 50 puntos base sería bien recibida por los activos de riesgo, como las acciones y las materias primas. Un recorte de esta magnitud en el costo del dinero presionaría al dólar a través del tablero, impulsando a las divisas de mercados emergentes vinculadas con mayores rendimientos”, dijo Colman.

La Fed enfrenta fuertes presiones por parte de Donald Trump, quien la ha criticado de forma constante por su ciclo de alza e indicando que lo debe revertir rápidamente para alinearse a los que están haciendo otros bancos centrales.

“La Unión Europea y China reducirán aún más las tasas de interés e inyectarán dinero en sus sistemas, lo que facilitará mucho más que sus fabricantes vendan productos. Mientras tanto, y con una inflación muy baja, nuestra Fed no hace nada, y probablemente hará muy poco en comparación ¡Qué lástima! Dijo Donald Trump mediante twitter apenas este lunes.

“La Fed debería de ser cuidadosa y no alentar a un ambiente de continuas bajas en la tasa porque podría quedarse sin espacio de bajarlas cuando de verdad se desacelere la economía de EU”, indicaron analistas de CI Banco en un reporte.

Para Axel Botte, estratega de Ostrum Asset Management, filial de Natixis IM, el recorte a las tasas no está justificado por el nivel de crecimiento, desempleo o la inflación en EU. “Este giro hacia una postura dovish aún está por verse en el contexto de la flexibilización monetaria global”, concluyó.

FUENTE: ELFINANCIERO

Compartir ahora:

Deja un comentario